jueves, 19 de enero de 2017

APÓSITOS DE AÑO NUEVO

Apósito
lat. apposĭtum.
1. m. Med. Remedio que se aplica exteriormente en una lesión, sujetándolo con vendas.




Empieza el año 2017 y muchos hacen propósitos para lo queda de año. El mio es escribir en este blog dos veces al mes como veréis luego. Soy capaz de llegar a Otubre (Hola RAE) y poner una entrada que diga "Y una polla." y quedarme tan ancho viendo mi propósito cumplido. Pero no es la idea. Quiero hacer las cosas bien.


Como uno debería entrar al año nuevo

Porque de lo que he venido a escribir hoy, tras meses de inactividad por estos lares; es de la motivación frente a proyectos. Al principio iba a hablar de todas las decepciones del 2016, un post que post-ergaba (Si RAE incluye papichulo, Otubre y cederrón, yo puedo hacer lo que quiera) Ya que entre gente del hobby, no-clientes del servicio de pintura, páginas sobre el tema o compradores y vendedores de segunda mano; me daba para poner el aspersor de la mierda y hacer un articulo bilioso al mes. Al final hablo de la procrastinación pero no para quejarme. Sino para superarla. Superar el no querer escribir primero y superar el no hacerlo para quejarme de todo.


Muchos de los objetivos que uno se marca en estos propósitos de año nuevo son cosas que ya debería de haber hecho, y que nunca se hicieron. Apuntarse al gimnasio porque no has hecho ejercicio en meses y te has pasado con la comida por ejemplo. O pintar un ejército de Skavens. Cosas que sabes que no vas a hacer. Y la intención aquí; no vale una mierda.


Luis gracias por darme otro ejército. Creo.

Cuando uno realiza un propósito con su buena voluntad necesita algo más que buena voluntad y una idea. Necesita un plan de actuación, con unas metas claras y definidas en el tiempo. Me apunto al gimnasio el Lunes, voy el Miércoles, el Viernes y cuando salga pinto 5 ratas de enjambre. Eso si es más que una intención.

Aún así, no sirve. La motivación debe de ser controlada en el tiempo sabiendo que no siempre viene acompañada de tiempo o ganas, y esa flexibilidad hace que al ver lo que cuesta acabar cada una de tus metas derive en que a mediados de Enero, ni gimnasio ni Campana Gritona ni nada. Un desperdicio de dinero y de tiempo mal invertido, y un tiro a tu motivación, que viéndose sola abandona hasta coger fuerzas para alguna otra brillante idea que si sigue los mismos patrones, abandonaremos de manera parecida. Y para eso mejor no empezar. O mandar todo a tomar por culo a la primera.


No abandones ejércitos. Ellos no lo harían.


Pero no haremos eso. Hay que ser constante y organizado. Para gestionar un proyecto de modelismo, pintura o escenografía hay que tener en cuenta muchos aspectos (lo podéis extender a cualquier otra cosa realmente) Las escaladas que se realizan con amigos es un gran método. Ya que empezando todos al mismo nivel se marca en tiempo y volumen una cantidad de trabajo acorde con un objetivo final. De pintura son bastante famosas, pero sirve para aprenderse reglamentos, jugar partidas o que se yo. Todos juntos como Fuenteovejuna siempre es mejor. Así si el nivel de aprendizaje es equidistante los intregrantes no solo se motivan sino que hacen modelos unos de otros. 

Pero si odias a la gente y los proyectos en los que os embarquéis son de onanismo miniaturil, lo mejor es seguir el método SMART. 
Olvidaos de que viene del coaching personal y algunos vendemotos que se aprovechan de las necesidades de apoyo psicológico profesional haciéndose entrenadores personales porque es el boom del momento; y pensad que es una herramienta para gestionar tiempo y objetivos.




Así que tras decir entre tus amigos lo de 'O follamos todo o la puta al río' y te has ido a casa calado y solo, lo mejor es usar el método SMART y sus cinco puntos que paso a enumerar asociándolo a los proyectos de nuestro hobby:


- eSpecíficos: Los objetivos tienen que ser específicos. No me vale decir ''Tengo que hacer más ejercicio'' Necesita contestar mínimo las preguntas: 

¿Para qué? ¿Cómo? ¿Cuándo?

Es quedar con uno mismo en el futuro. Necesitas un sitio, una hora y el motivo.
Pinto todo el Imperial Assault. Para tenerlo pintado en Marzo para un Torneo. Cada semana me pinto tal tipo de unidad. Esto SI es específico.


Pensaba que no había nada peor que el dipping



Y aunque no lo parezca, picar mucho a la vez es peor que acabar una cosa cada vez. Ni es más motivante ni más efectivo. No es que no te vayas a cansar de construir 15 setos y lo mejor sea contruirlos intercalando otras cosas. Es que si solo construyes dos a la vez, no solo no verás la recompensa final lejos; sino que siempre reinicias el proceso y quizá al quinto seguido le pillas el truco y avanzas mejor. Por ejemplo. 

Cuanto más vago seamos en nuestro propósito, más vago seremos cumpliendolo. 

- Medibles: Se debe medir en todo momento. Construyo tres secciones de carretera para tener escenografía para jugar en ambiente urbano, acabando una sección cada dos días. Si dijese me monto todo el ejército ruso de la segunda guerra mundial. Al llegar al final tendría el trabajo hecho, si. Pero recordando que esto sirve para trabajar la motivación, lo mejor es cuantificar todo desde el primer momento. Porque, y como veremos en los siguientes pasos; el tirón inicial de la motivación no te permite acabar proyectos a largo plazo. La motivación solo crea un montón de cosas inacabadas sino se trabaja de la manera adecuada.


Que se te vaya de las manos construir escenografia con erótico resultado


- Alcanzables: Hilando con lo anterior. Pintar un ejército entero en X tiempo es alcanzable, uno piensa en lo que quiere y estima posibilidades y cree que se puede hacer. Ese impulso motivacional debe venir acompañado de un plan de objetivos que te acerquen a la meta final. Si se hace sin planificar, o uno tiene mucho tiempo o muchas ganas o puede verse con proyectos a medio hacer y un pensamiento del tipo "pa' que te metes".

El aspecto clave es alcanzable en tiempo y recursos. Si la primera parte es tan dura como llevar un calendario al día de lo que se quiere, la segunda es tan complicada como saber de lo que dispone uno y lo que puede dar de sí. No vale decir voy a hacer un sectorial de Infinity al nivel de pintado de Giraldez, si tu nivel es de tintas y pincel seco.


En el próximo post pondré fotos del servicio de pintura.
¿Alguien sabe que miniatura es?


La motivación funciona a base de cumplir, mirar hacía atrás solo cuando hayas avanzado lo suficiente y no frustarse. Para ello tener claro que recursos tienes y como vas usarlos, teniendo en cuenta sí te compensa; se antoja clave.

- Relevantes: La pregunta "¿para qué?" es muy temida en este hobby. Meterse en un kickstarter de una tonelada de plástico (Pase por favor Señor Massive Darkness, está en su casa) porque es barato o una oportunidad sin tener claro al 100% que lo vas a usar o te va a servir para algo concreto minará tu motivación. Porque esas dudas de si me meto en esto o compro aquello ahora serán débiles o imperceptibles o pasarás ahora de ellas ya que está a un click de distancia, pero al momento de trabajar serán una losa que hay que tener muy en cuenta, ya que la distancia pueden ser horas de partidas, entender un manual, explicar un juego a los cazurros a los que engañas o pintar sus miniaturas.

Recordemos que lo de algo concreto es muy importante. Acumular por acumular sabemos que crea auténticos vertederos de cosas que tirarás. Acumular un kilo de corteza de árbol para hacer una mesa para Saga ambientada en los Highlands, es una idea genial. Pero si ni siquiera has jugado al juego, ni tienes banda ni compañeros de partidas. Mejor déjalo.

Además, que un objetivo sea relevante implica que tiene que ser un desafío. No digo irrealizable porque la frustración ahondará en otros proyectos por no fortalecerla lo suficiente en tareas titánicas. Tampoco nunca tirado de hacer, porque si es tan fácil es posible que o no lo hagas o no sirva para fortalecer otros proyectos que si necesiten mas exigencia. En el equilibrio, como en casi todo; está el catalizador de tu motivación. Al final lo de mi apellido Coelho me está haciendo poner frases de mierda para locos del coño a un ritmo alarmante.


''No sé Rick, todo lo que dice Eclectico parece falso''


Un punto interesante es crear una serie de incentivos por acabar metas parciales u objetivos enteros. Así matas varios angry birds de un tiro, tienes una motivación extra, acabas lo que empezaste y aportas algo más que suma al nivel requerido inicial. Por ejemplo, entre unidad de goblins nocturnos y unidad de goblins nocturnos, te pintas un héroe o unos fanáticos. Pero se necesita acabar una unidad al completo, no vale picar en una y otra; además asi cumples parte del proyecto inicial pero te pones premios por cumplirlos. Dichos premios deben de ser inamovibles y se deben cumplir, solo con que una vez lo incumplas ya no funciona el método, soldado patoso.

Empezar por el héroe en wargame sabiendo que siempre necesitas de otras miniaturas básicas, donde puedes probar esquemas de color o tener ya lo suficiente para pequeñas partidas; es un error común que se puede paliar teniendo claro que es imprescindible para tu proyecto, y que es aliciente para el mismo.

- Temporizables: No solamente es como hemos comentado un tema de objetivos, sino de poder echar la vista atrás o adelante y notar que puedes hacerlo. Incrementando tu motivación a cada escalón superado. A lo Rocky pero sin golpear vacas colgadas en tu cocina.

Uno de los errores es que al temporizar sobreestimemos el tiempo real que le vamos a dedicar a algo, es mejor quedarse corto y ponerse metas extras que frustarse por no acabar a tiempo. Porque y a todos nos pasa, si una vez ya has incumplido el calendario, nada te impide volver a hacerlo. La maldita procrastinación es un mal de nuestra era llena de estímulos. O lo que es ser un vago y no querer hacer nada que cueste trabajo o nos saque de nuestra burbuja de confort.


Magia. La magia es herejía. 



Empezar con mas carga de trabajo al principio es bueno solamente si la motivación es muy alta, sino lo preferible es gestionar un tiempo similar para la misma cantidad de trabajo en cada etapa. Todo a su vez es revisionable, si algo se queda fuera alcance, o corto; siempre se puede modificar. La idea de empezar por lo más duro al principio y que no sea algo gradual o equitativo solo tiene la fuerza de la motivación inicial, y la idea es que la motivación por acabar etapas y finalizar el objetivo es la que tiene que tirar de ti. Ambas motivaciones son bastantes diferentes. No hay que volverse loco. Ni desanimarse. Cumplir plazos de un plan previo.



Todo este trabajo inicial suma a la motivación para finalizar un proyecto. No es tiempo perdido. Por ejemplo, en mi lista de apósitos del 2017 está crear el proyecto de enanos de fantasía que llevo postergando tiempo, quizá no pinte ni una miniatura como ejemplo para el resto este año, pero gestionaré un calendario, un modelo de peana, un esquema de color y una serie de extras por ir finalizando las diversas metas dentro del gran proyecto objetivo. Dicho proyecto lo pondré en liza en cualquier momento, sabiendo que si está bien hecho y es sostenible, en cualquier momento puede surgir la oportunidad para empezarlo. Y acabarlo.


Me encanta

Por otro lado, y sin entrar a valorar el puto año 2016 y sus muertes y ascensos al poder de subnormY sin entrar a valorar el año 2016; voy a poner un breve plan para el 2017 que espero me sirva para rellenar hueco en el blog. Si, por si acaso esta entrada no la acabas este año y ya lo haces en el 2018, voy a escribir aún más.


Mi listado de proyectos personales tiene la idea de quitar lo de 'PRO' de la palabra procrastinar y dejar de ser un profesional de no hacer lo que tengo que hacer, aunque sea a costa de no dormir; y como es el principal objetivo durante los primeros siete días del año, lo pongo un diecinueve de Enero.

En el siguiente listado no aparece todos los encargos de pintura que tengo ahora mismo en mesa (Angeles Sangrientos del Space Hulk, Ejercito USA de Bolt Action, Los Héroes de Kelly de Warlord Games, Los Héroes de Kelly de Oniria Miniatures y casi cien miniaturas de Super Dungeon Explore) ni los que están por venir o a falta de aprobación. 



- Acabar japoneses de pintar y completar. Tengo todo el ejercito, unas 80 miniaturas imprimadas, baseadas y con la sombra del uniforme. Me faltan algunas compras, pero va para largo. Este propósito tiene el plus de que estoy apuntado a la III Liga de Bolt Action de Quimera Miniaturas y tenerlo pintado hace que tenga mejores tiradas. Pese a todo, he jugado 2 partidas en 3 meses. Podría ser peor.

- Recoger mesa del Pacifico. Es mi primer propósito acabado, ya que al recoger el trabajo que había ido realizando a lo largo de meses deseché la idea de continuarlo con tampoco material finalizado. A su vez, con un montón de escenografía que me ha dado el Skaven de Luis, no tendré una mesa temática; pero tengo un montón de combinaciones. Como plus quiero imprimar y pintar mis piezas de escenografía, ya que no son muchas. Y además mejorar las que ya tengo acabadas, darles detalles más interesantes de colores y detalles.

- Acabar el Rivet Wars. Tengo la parte americana de infanteria y el walker a falta de detalles. No toca mesa porque no juego a nada, pero quiero tenerlo pintado. No solo porque es un juego muy chulo, sino porque me vienen cuatro Kickstarters a casa (¿qué seráaaa seráaa el tiempo loooo diráaaa)

- Acabar el Imperial Assault. Tras imprimar casi todo el juego, me voy a poner con los Stormtroopers con un pintado rápido pero efectista.

- Montar todo lo ruso. Tengo un ejercito de rusos en 28 mm con miniaturas de Warlord Games, Black Tree y Artizan a colocar en peanas escenicas de Debris Workshop

- Montar mi ejército de Paracaidistas alemanes en Italia. Tengo una caja de paracaidistas alemanes de plástico de Warlord sin montar, y un montón de miniaturas en metal de Artizan que deben de formar un ejercito en el que todavía dudo de si hacerlo anterior, para que represente una fuerza que haya saltado en Africa.

- Finlandeses. Hace dos años me pinté mi ejercito alemán en una tarde. Eran miniaturas (y lo son) de Wargames Factory, y usé rapidez ante todo. Son resultonas. La tarde siguiente lo baseé. He jugado con ellos varias partidas pero los voy a transformar en un ejercito finlandés. Pondré nieve en la base. Pintaré cascos y tiraré de aerografo para hacer un blanqueamiento anal a más de 40 miniaturas. Mi objetivo es hacerlo en una tarde tonta. De verano a poder ser, para refrescarme.

- Diseñar proyecto de enanos. Entre los numerosos ejércitos que tengo de Warhammer Fantasía tengo uno de enanos con el que apenas he jugado ya que lo usaba un amigo más que yo. Mi idea es sentarme a decidir como afrontar el proyecto, desde esquema a peanas, bases magnéticas o trasfondo. Sería un objetivo de 2018-2019. Ni Blade Runner.

- Pintar 500 puntos de Skaven y Pintar 500 de Orcos y goblins y Pintar 500 de Elfos Silvanos. Lo de los Skaven es porque elegí entre que me tocase la lotería y tener ratas a mogollón; y bueno. Elegí la zoofilia. Los otros dos tramos de ejercito son, en Orcos para empezar a pintar todo lo que tengo y, en Silvanos; para llegar a 1000 puntos en un bosque nevado.

- Acabar Blood Bowl y mi equipo de ratas. Tras pintar la rata ogro tengo que hacer los detalles y la base de un equipo personalizado en cierta serie de televisión. Hay cuero y mucho pelo. Podría ser hasta Sexo en Nueva York.

- Hacer dos post al mes del blog. OJO CUIDAO.

- Leer una White Dwarf antigua a la semana y completar las 100 primeras. Tras hacerme con dos lotes de diferentes personas de revistas clásicas me faltan seis números para finalizar las cien primeras revistas en castellano de Games Workshop. Si alguien quiere deshacerse de los número 32 al 35, 53 o 76. Aquí serán bien acogidas.



Al final de año veremos que he cumplido. Por cada proyecto no acabado me compraré un audiolibro de Paulo Coelho leído por Esperanza Aguirre donde se incluyen las nuevas palabras aceptadas por la RAE. Palabros. Por ejemplo.